Blancanieves y el espejo maldito



Blancanieves y el espejo maldito



 

Érase una vez una joven y bella princesa llamada Blancanieves, que vivía en un castillo con su madrastra, la malvada reina. La reina era tan celosa de la belleza de Blancanieves que un día le ordenó a un cazador que la llevara al bosque y la matara.

 

El cazador, compadecido de la muchacha, la dejó escapar y le dijo que corriera lo más lejos posible. Blancanieves vagabundeó por el bosque durante días, hasta que llegó a una pequeña cabaña. La cabaña pertenecía a siete enanitos que trabajaban en una mina cercana.

 

Los enanitos aceptaron a Blancanieves como su huésped, y ella se encargó de las tareas domésticas de la cabaña. Un día, la reina descubrió que Blancanieves seguía viva, y se disfrazó de anciana para engañarla. La reina le dio a Blancanieves una manzana envenenada, y la muchacha cayó en un profundo sueño.

 

Los enanitos, creyendo que Blancanieves estaba muerta, la pusieron en un ataúd de cristal y la colocaron en lo alto de una montaña. Un día, un príncipe que pasaba por allí vio a Blancanieves y se enamoró de ella. El príncipe besó a Blancanieves, y el beso rompió el hechizo.

 

Blancanieves despertó y se casó con el príncipe. La reina, al enterarse de la noticia, se enfureció y se lanzó al vacío desde lo alto de una torre.

 

El final de la historia

 

Blancanieves y el príncipe vivieron felices para siempre. Pero el espejo maldito de la reina no había sido destruido. El espejo, que era un objeto mágico, podía leer los pensamientos de las personas y transmitirlos a su dueña.

 

La reina había caído al vacío, pero su espíritu seguía vivo en el espejo. El espejo, que ahora era malvado, comenzó a buscar una nueva dueña.

 

Un día, una joven y bella princesa llamada Cenicienta se encontró con el espejo. El espejo le dijo a Cenicienta que era la más bella del reino, y que podía hacer realidad todos sus deseos.

 

Cenicienta, que era una muchacha humilde y bondadosa, se sintió atraída por el espejo. Ella comenzó a pedirle al espejo que le concediera deseos, y el espejo los cumplió todos.

 

Cenicienta se convirtió en una princesa, y se casó con un príncipe. Pero el espejo maldito no estaba satisfecho. El espejo quería que Cenicienta fuera malvada y cruel, como su antigua dueña.

 

El espejo comenzó a susurrar a Cenicienta, tentándola para que hiciera cosas malas. Cenicienta, que era cada vez más influenciada por el espejo, comenzó a ser cruel con sus súbditos.

 

Un día, el príncipe descubrió que Cenicienta había cambiado. El príncipe, que estaba enamorado de la verdadera Cenicienta, se sintió decepcionado.

 

El príncipe confrontó a Cenicienta, y ella le confesó que había sido el espejo el que la había cambiado. El príncipe, que estaba decidido a salvar a Cenicienta, rompió el espejo maldito.

 

El espejo se rompió en mil pedazos, y el espíritu de la reina fue destruido para siempre. Cenicienta, que había sido liberada del hechizo del espejo, volvió a ser la muchacha bondadosa y humilde que era antes.

 

Cenicienta, el príncipe y sus súbditos vivieron felices para siempre, sin la influencia del espejo maldito.







Esta publicacion tuvo: 1048 visitas

/Blancanieves-y-el-espejo-maldito.php

Ultimas Historias

ZonaNegra
La teoria conspirativa de los arboles gigantes

 En los últimos años, ha surgido una nueva teoría conspirativa que afirma

Continuar leyendo
ZonaNegra
La historia de la vieja larga

Abrimos el año 2.009 en Radio Valle Viejo poniendo en el aire de la radio una historia que bi

Continuar leyendo
ZonaNegra
Como un espejismo

Existen muchas historias sobre el viejo hospital San Juan Bautista, algunas a modo de leyendas urban

Continuar leyendo
?>