La leyenda del anta en Misiones: un cuento guarani sobre la amistad y la magia



La leyenda del anta en Misiones: un cuento guarani sobre la amistad y la magia



Érase una vez, en la selva de Misiones, un hombre muy bueno y sabio que se llamaba Anta. Anta tenía el don de curar a las personas con las plantas medicinales que conocía, y era muy querido por su comunidad guaraní. Pero también había algunos que le tenían envidia y querían su poder. Uno de ellos era un brujo malvado que le odiaba y que un día le lanzó un hechizo para convertirlo en un animal y alejarlo de su gente. Anta sintió un dolor terrible y vio cómo su cuerpo se transformaba en el de un gran animal con una trompa y un pelaje gris. Era un anta, un animal parecido a un tapir. El brujo se rió de él y le dijo que así nunca más podría volver a su aldea ni curar a nadie. Anta se asustó y huyó al monte, donde se refugió entre la vegetación. Se sentía solo y triste, y lloraba por su destino. 

Pero Anta no perdió su bondad ni su sabiduría, y siguió ayudando a los que lo necesitaban. Se dice que el anta aparecía ante los enfermos o los perdidos en la selva, y les ofrecía su trompa para que bebiesen el agua que contenía, que tenía propiedades curativas. También les indicaba el camino de regreso o les protegía de los peligros. El anta era un animal sagrado para los guaraníes, que lo respetaban y lo veneraban como un ser mágico y benevolente. Algunos lo llamaban el “doctor del monte” o el “abuelo de la selva”. Y cuentan que un día, un niño muy valiente se acercó al anta y le dijo que no tuviera miedo, que él era su amigo y que quería ayudarlo a romper el hechizo. El anta se emocionó y le agradeció su gesto. El niño le dijo que tenía que buscar una planta muy especial que crecía en lo alto de un cerro, y que con ella podría volver a ser humano. El anta y el niño se pusieron en marcha, y después de muchas aventuras y dificultades, lograron encontrar la planta. El anta la masticó y sintió cómo su cuerpo volvía a cambiar. Se convirtió de nuevo en un hombre, y abrazó al niño con alegría. El niño le llevó a su aldea, donde todos lo recibieron con aplausos y fiesta. El brujo malvado fue expulsado y castigado, y Anta volvió a curar a las personas con sus plantas. Y así fue como el anta recuperó su forma humana y su felicidad, gracias al amor y la amistad de un niño. 

 







Esta publicacion tuvo: 1855 visitas

/La-leyenda-del-anta-en-Misiones:-un-cuento-guarani-sobre-la-amistad-y-la-magia.php

Ultimas Historias

ZonaNegra
Trabajando de noche en el cementerio de la capital

En Zona Negra (programa o revista) varias veces recibimos testimonios sobre cosas extrañas que sucedían en el Cementerio Fray Mamerto Esquiú, de San Fernando del Valle de Catamarca....

Continuar leyendo
ZonaNegra
El diablo en las minas

Otro hecho le pasó a mi bisabuelo, que trabajaba de minero, que una vez quiso quedarse con al

Continuar leyendo
ZonaNegra
Leyenda del arbol de sal: la historia del regalo de Cotaa a los mocovies

Según la leyenda, el árbol de la sal es un helecho gigante que parece una palmera, y c

Continuar leyendo
?>