Las tres mujeres



Las tres mujeres



   Muchas son las historias donde se mezclan las zonas de campo con la práctica de la magia negra. Es común escuchar que en tal pueblo a tal persona le sucedió que le pusieron un libro con las hojas en blanco en el horno de barro, o lo encontró envuelto en una tela cerca de la silla donde está acostumbrado a matear. Sea como sea, si alguien encuentra este tipo de libros, tenga cuidado. Déjelo en el lugar donde estaba, olvídese y continúe su vida con normalidad, porque leerlo de noche produce como una adicción tan fuerte como destructiva, provocando ante cada manifestación mayor perdición de la dignidad humana. 
 
 

   Para refrendar lo que se dice está esta historia producida en un departamento muy cercano a la Capital de la provincia de Catamarca. En el lugar vivía un paisano que se dedicaba a la cría de ganado vacuno, tanto para la producción de leche, como de carne. A este hombre le iba de maravilla en su actividad, hasta que una tarde que trasladaba una docena de vacas lecheras, dos de ellas se extravían entre medio del monte. Ya llegada la noche, el paisano enciende su farol y comienza a recorrer todo el camino por donde había traído las vacas, estaba seguro de encantarles. Con la oscuridad de la noche se le hacía dificultoso ver más allá, como así también moverse con libertad en su caballo, ya que algunas ramas le produjeron varias lastimaduras en la cara. El hombre estaba decidido a encontrar a sus dos vacas perdidas esa misma noche, o bien al entrar la madrugada. Muchos fueron los kilómetros que recorrió, cruzó algunos arroyos secos, cañaverales y vías del tren. A cada hora sus ojos se acostumbraban a la oscuridad y sus oídos estaban atentos al menor ruido que le indicara la presencia de algún animal. Así transcurrió la búsqueda hasta las dos de la mañana, cuando observó entre el monte un vislumbre de una fogata cerca de un grupo de árboles. Entonces pensó: “seguro es algún gaucho que está pasando la noche, tal vez tenga alguna información de mis animales perdidos”. Con paso suave llegó hasta cerca del fuego, y con lentitud observó quién era el dueño de la fogata, pero se sorprendió al escuchar una charla de mujeres. Con cuidado marcó sus pasos para no hacer ruido y pudo ver tres cuerpos de mujeres en el suelo, sin sus respectivas cabezas. La imagen lo turbó un poco más aun al dirigir su mirada adonde hablaban, donde estaban las tres cabezas de mujeres en plena tierra, charlando. Como pudo, se recompuso y salió en su caballo rumbo a su rancho abandonando la búsqueda. 

   Después se cuenta que encontró las vacas lecheras, más de lo que no podrá olvidarse será de aquellas mujeres vecinas suyas que charlaban en la madrugada despegadas sus cabezas de sus cuerpos. 

  
 







Esta publicacion tuvo: 475 visitas

/Las-tres-mujeres.php

Ultimas Historias

ZonaNegra
Como un espejismo

Existen muchas historias sobre el viejo hospital San Juan Bautista, algunas a modo de leyendas urban

Continuar leyendo
ZonaNegra
La caida de la Casa Usher

Edgar Allan Poe (Boston, 1809 - Baltimore, 1849)     La caída d

Continuar leyendo
ZonaNegra
El departamento que espanta

    ¿Qué es una casa embrujada? ¿a qué se le llama "

Continuar leyendo
?>